Consejos para practicar sexo anal de forma saludable

Consejos para practicar sexo anal de forma saludable

El sexo anal se encuentra rodeado de mitos y tabúes de toda clase, pero despierta al menos un poco de curiosidad en la mayoría de las personas. Tanto hombres como mujeres pueden disfrutar de la actividad sin problemas ni riesgos, siempre que se sigan algunas indicaciones esenciales. El sexo anal es mucho más placentero de lo que puedes imaginar si dejas a un lado las inhibiciones.

Una curiosidad enorme sobre esta práctica, es que tanto el hombre como las mujeres pueden disfrutar de orgasmos intensos por medio de la estimulación anal. Para los chicos, insertar objetos fálicos dentro de la cavidad anal estimula zonas como la próstata, capaz de desencadenar fuertes erecciones y orgasmos potentes sin siquiera tener que masturbarse.

Las mujeres consiguen estimular la zona perianal que conecta con el clítoris. De esta forma es posible que ellas alcancen orgasmos múltiples espectaculares de una forma indirecta, sin tener que estimular el clítoris o ejecutar técnicas de masturbación directa. Lo mejor de todo, es que quieres superan los tabúes pueden disfrutar la práctica sin importar su preferencia sexual.

Los mejores consejos para disfrutar del sexo anal

¿Te atreves a descubrir todas las bondades del sexo anal? Si tu curiosidad se ha despertado, entonces toma en cuenta los siguientes consejos para que la experiencia sea saludable, cómoda y libre de riesgos. Recuerda también que las sensaciones y el placer obtenido es subjetivo, variando en intensidad de una persona a otra.

1. Siempre debe ser consentido

Esta práctica se disfruta mucho más cuando es consentida por ambas partes. No tiene que ser parte obligatoria del repertorio sexual en las parejas, pero si alguna de las partes desea experimentarlo debe contar con el consentimiento absoluto. No es buena idea realizar sexo anal bajo presión, puesto que la experiencia no sería completamente satisfactoria.

2. La higiene es fundamental

Resulta fundamental tener en cuenta que el ano es el canal por donde son expulsados los desechos del organismo y por tanto, no se trata de la zona más higiénica del cuerpo. El aseo personal a nivel exterior así como los lavados para expulsar restos de excrementos del recto son necesarios antes y después de realizar el acto sexual.

Consejos para practicar sexo anal de forma saludable

3. Utiliza preservativo

Además de ser una práctica sexual de alto riesgo en lo que se refiere a transmisión de ETS, también implica un mayor riesgo en la transmisión de infecciones. En ningún caso debería introducirse el pene o dildo en el ano y luego en la vagina, puesto que es posible la transferencia de microorganismos causantes de infecciones al interior de la vulva.

4. Lubricación abundante

El sexo anal debe realizarse con lubricación abundante. Existen lubricantes especiales para esta práctica, lo cual hará mucho más fácil y cómoda la introducción de juguetes fálicos, el pene o los dedos. Con el uso de lubricante en abundancia evitamos que los desgarros y las pequeñas heridas e irritaciones tan comunes en el ano durante y después del acto sexual.

5. Juegos preliminares

Aunque es bastante común ver en las películas pornográficas como hombres y mujeres son penetrados analmente de manera profunda sin ninguna clase de preparación previa, en la realidad esto no es posible, menos aun siendo la primera vez o teniendo muy poca experiencia en el tema. Los juegos preliminares, incluido el rimming o beso negro, son necesarios para aumentar el placer.

6. Relajación total

La mejor manera de disfrutar al máximo la experiencia del sexo anal, es consiguiendo relajarnos. Aunque se suele asociar con dolor, cuando se siguen los pasos y recomendaciones de esta lista se conseguirá una experiencia completamente placentera. Es cierto que las sensaciones son un poco diferentes y al principio esto puede incomodar, pero con la relajación damos paso al placer.

Toma en cuenta que el esfínter es un músculo que funciona de forma involuntaria, es decir, se activa por medio de reflejos. Su función es expulsar y contener, no permitir el ingreso de objetos extraños, por lo cual al principio y por reflejo, se contraerá el músculo. Relajando la zona y distrayendo la mente se logra distender el esfínter y la sensación incómoda desaparece.

7. ¡Sin prisa!

Quizás estamos acostumbrados al sexo vaginal intenso, pero con el sexo anal es necesario ir un poco más despacio especialmente para las personas primerizas. La persona a cargo de la penetración, sea con el pene o utilizando un dildo, necesita ir despacio y con mucha paciencia. El ritmo debe ser lento en principio, aumentando la profundidad y rapidez a gusto del receptor.

8. Practicar con las posiciones adecuadas

No todas las posiciones son placenteras para la penetración anal. Usualmente, lo primero que nos viene a la mente sea la clásica pose de perrito, pero en realidad esta es una de las más incomodas para principiantes. Las posiciones en las que la persona que recibe el pene pueda ejercer control sobre la intensidad, el ritmo y la profundidad de las penetraciones son ideales al comienzo.

9. Detente ante el dolor

El sexo anal no es doloroso. Si sientes dolores muy fuertes, más allá de la incomodas sensaciones iniciales que ceden en cuestión de segundos, es porque alguno de los pasos básicos han sido incumplidos. El dolor es señal de que el esfínter no se ha distendido y las molestias interiores, en la zona del recto, es señal de una lubricación inadecuada.

10. La dieta es fundamental

Quizás no hayas tenido esto en cuenta, pero una dieta adecuada es fundamental para disfrutar de la experiencia del sexo anal. Con la estimulación en el recto se activan algunos reflejos intestinales, haciendo que porciones de excremento acumuladas en el colon terminen bajando y produciéndose accidentes incómodos. Una dieta rica en fibra antes del sexo anal es la solución.

Siguiendo todos los consejos y recomendaciones anteriores podrás disfrutar del sexo anal de una manera saludable siempre que desees. Recuerda que las recomendaciones son válidas tanto para hombres como para mujeres, puesto que el placer anal no tiene limitaciones en cuanto a género o preferencias sexuales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: