porno para mujeres

Los secretos del porno para mujeres

La pornografía se está convirtiendo en un área de exploración femenina, una industria que hasta hace poco era considerada exclusivamente de consumo masculino. Sin embargo, los hombres y mujeres consumen de manera muy diferente el porno. Hablamos del porno para mujeres. En el caso de los hombres, tiene gran importancia la imagen como fuente directa de excitación visual. Por el contrario, las mujeres buscan estimular la imaginación, el erotismo y las fantasías.

Así, mientras que para ellos la pornografía es un “ver y emocionarse”, para ellas es “Veo, fantaseo, y me emociono.”

Las mujeres usan la pornografía para ponerse al día, inspirarse y finalmente llevarlo a la práctica. Una investigación europea sobre el consumo de pornografía en internet afirma que los hombres y las mujeres escriben más o menos con la misma frecuencia las palabras sexo y porno. Estadísticas recientes muestran que más de la mitad de las mujeres sexualmente activas han visto porno al menos una vez en la vida, y, entre éstas, el 65% admite cándidamente haber disfrutado.

Por cada mujer que ve porno esporádicamente hay por lo menos cuatro hombres que lo convierten en una costumbre vital. Los hombres son los principales fans de este género, según una estimación, lo consumen frecuentemente al menos dos de cada tres, incluso aquellos que tienen pareja habitual, y son muchos los que por miedo, lo ocultan a sus parejas. Son varios los géneros con mayores visitas, siendo algunos de los más importantes el de lesbianas, trans, heterosexuales, homosexuales y un largo etc.

Algunas personas prefieren el hardsex (sexo duro), otras prefieren algo más suave, y la gran mayoría ven pornografía para subliminar sus perversiones ocultas. Hay personas que lo hacen por diversión, otras por amor y otras por vocación genuina, pero entonces, ¿cuáles son los géneros que prefieren las mujeres? y, entre otras curiosidades, ¿cómo han llegado a ver una película o video porno por primera vez? Veamos!

¿Quién puede decir que nunca ha visto una película porno en su vida?

Hasta hace un par de décadas el lugar de elección para ver pornografía eran los cines porno, ese misterioso lugar al que todos miraban con una mezcla de atracción y repulsión, fingiendo indignación y desprecio a pesar del deseo oculto de vivir la experiencia. Los clientes eran casi exclusivamente hombres en busca de encuentros clandestinos, sexo oral salvaje y copulaciones promiscuas. También los videoclubs eran un lugar donde encontrar películas porno. ¿Pero cuantas mujeres las alquilaban? Todos estamos de acuerdo que eran una minoría.

Las mujeres siempre han conocido las pretensiones sexuales más ocultas de los hombres, pero hasta hace pocos años era impensable tomar conciencia para comenzar a sentir una curiosidad ardiente sobre el género.

Los tiempos han avanzado y parece que en los últimos años, las mujeres incluso han cambiado la forma de disfrutar de su sexualidad en busca de videos donde jadeos y gemidos acompañan sus masturbaciones más Íntimas.

La iniciación en el porno de las mujeres

La iniciación en el porno es a menudo al azar, cruzando algunas malas películas en la televisión durante una noche en vela o leyendo alguna novela erótica de moda con implacable excitación.

Con más frecuencia, las primeras experiencias son a petición expresa de su pareja masculina, que desea compartir sus deseos y fantasías para fortalecer la pasión y la excitación en sus relaciones. El riesgo de decepción de las mujeres en sus primeras incursiones en el uso del porno es notorio, como cuando una nueva película basada en una novela de éxito no llega a las expectativas que las ávidas lectoras.

iniciación en el porno de las mujeres

El mercado de la pornografía, especialmente en Italia y España, países en los que el machismo ha dominado históricamente, la industria del porno siempre se ha centrado en el punto de vista del hombre, orientado a un sexo simplista, dirigido a la penetración y encaminado a satisfacer los deseos masculinos más primarios.

No es casualidad que los actores porno sean estrictamente superdotados, para celebrar y reafirmar la centralidad del falo, el maestro indiscutible del placer. Las mujeres prefieren fantasear, participar y disfrutar emocionalmente la escena que se desarrollaba.

Las 7 reglas del porno para mujeres

Las reglas del porno para mujeres está cambiando poco a poco la industria de la pornografía. A continuación veremos las 7 reglas básicas para captar el interés de las mujeres:

  1. Es necesaria una historia con tintes eróticos que debe nacer por una o más fantasías. Incluso situaciones de la vida cotidiana reafirman el deseo femenino.
  2. Es vital hacer hincapié en los sentimientos, pasiones, sensualidad, intimidad, basado en el placer y el deseo de la mujer y de un lado a otro entre la cercanía y la distancia, “veo y no veo”, recordando que los placeres preliminares son siempre los mejores.
  3. Los cuerpos se muestran en todos sus detalles eróticos, mostrando también la belleza del cuerpo masculino y no siempre completamente reducidos al estado laico.
  4. La expresión “aquí te pillo, aquí te mato” no es crucial en la acción: la sensualidad de un hombro desnudo, una rodilla o una escena más real puede ser muy emocionante y excitante.
  5. Utilizar un humor sutil, tal vez incluso una escena divertida en un principio, para romper el hielo, pero nunca durante las relaciones sexuales.
  6. Rotundamente sí a esas fantasías que las mujeres imaginan teniendo sexo con un extraño o escenas con cierta dureza, pero absolutamente descartadas las escenas en las que sufren violencia o coacción en contra de su voluntad.
  7. Y por último, la séptima regla: basta ya con el hombre dominante a toda costa. “Lo que más odio”, piensan muchas mujeres. Ver a la mujer forzada a hacer una felación, sintiendo como tiran con fuerza de su cabello o el “hombre orgasmo” eyaculando en su cara. En cambio, la realidad es precisamente lo contrario, en la actualidad estos son precisamente los videos más solicitados en la red.

Las películas eróticas de Erika Lust

Erika Lust no se limita a dirigir películas porno para mujeres, a pesar de que no constituyen la mayor parte de su público. En sus propias palabras, ella dirige la pornografía para todas aquellas personas “que no piensan que el sexo siempre tiene que ser presentado como barato, prosaico y vulgar”.

El porno para chicas o “sexo para mujeres” se está convirtiendo en el antídoto para algunos de los problemas más relevantes dentro de la industria para adultos, y su creciente popularidad sugiere que está teniendo el efecto deseado en la pornografía como nuevo concepto de reinvención.

porno para chicas de Erika Lust

Lust es una cineasta feminista que espera subvertir la mirada masculina dominante y  misoginia de manera inherente a la pornografía habitual, para ayudar a comprender la sexualidad de las mujeres dentro del entretenimiento para adultos.

La autoproclamada directora sueca de cine erótico “Indie” comenzó su carrera después de trasladarse a Barcelona en el año 2000 para adquirir una valiosa experiencia en los sets de rodaje. Su primera película para adultos, The Good Girl, fue subida a internet de forma gratuita, siendo descargadas más de dos millones de copias y recibiendo el primer premio en el Festival de Cine Erótico Internacional de Barcelona.

Erika Lust Films se puso en marcha en 2005. Cinco películas llegaron entre 2008 y 2011, seguido de la serie XConfessions, que invita al público a compartir sus fantasías y experiencias sexuales a través de su cinta.

¿Qué tipo de porno buscan las mujeres?

Las mujeres consumen mayoritariamente pornografía que se ofrece en Internet, ya que es un canal directo y discreto. Casi siempre solas o tal vez en compañía de su pareja, pero nunca de amig@s (a diferencia de los hombres). Las mujeres prefieren disfrutar del porno en la intimidad de su propia casa.

En los últimos tiempos se está extendiendo el consumo de la literatura erótica; historias que estimulan la imaginación, y mantienen la mente femenina activa, y en consecuencia su sexualidad. Ya se trate de una película, un cómic o un cuento erótico, las mujeres necesitan una historia, o de lo contrario se aburren, porque su excitación está mediada por la imaginación. Las mujeres no tienen gran interés en el sexo extremo, ni por escenas de violencia y sumisión.

Hoy en día, las situaciones que intrigan la imaginación femenina se caracterizan por la promiscuidad y situaciones en las que experimentan diferentes roles y posiciones, y que les llevan a un juego excitante y lleno de morbo.

Llama la atención que los vídeos porno para mujeres más visitado es de lesbianas, con el que muchas mujeres experimentan fantasías ocultas dentro de sí mismas, aun siendo completamente heterosexuales. A muchas mujeres no les gusta mucho hablar de sus fantasías sexuales, tal vez porque sus motivaciones son tan complejas y con tantos matices que son difíciles de explicar hasta por ellas mismas.

Ellas le dan menos importancia que los hombres a los estereotipos de belleza y, si bien es cierto que un pene grande es siempre un pene grande, gestionan sus emociones donde los hombres no llegan ni remotamente.

Compartir su propia sexualidad

En los últimos tiempos muchas mujeres de distintas edades utilizan Internet para abrir un blog donde contar sus fantasías y experiencias. Esto sucede porque siempre existe el deseo de fantasear acerca de la sexualidad prohibida, aunque en la práctica a menudo se sienten decepcionadas. Una cosa es imaginar, y otra muy distinta es experimentarlo. Escribir, contar y compartir les hace sentir más libres, más bellas, más atractivas…

En resumen, las mujeres de hoy en día están dispuestas a compartir, aprender y disfrutar de la pornografía, ya que por suerte, ya son historia los tiempos en los que el gusto por el sexo y el porno se asociaban a la culpa y a la desaprobación social.No nos olvidemos que la pornografía es un gran antídoto para el aburrimiento y se ha demostrado que beneficia la vida en pareja, sobre todo en tiempos de crisis, para encontrar el deseo, la imaginación y mantener la pasión bajo las sábanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: